Microondas.

Cuando tenemos hambre, la idea de calentar la comida en ollas, dejarla montada en la hornilla e ir y venir para esperar que esté lista, es algo que de inmediato nos fastidia y hasta quita el ánimo de comer. Por esta razón los microondas son tan queridos y uno de los electrodomésticos más usados en los hogares desde su invención hasta la actualidad. Y es que es muy pero muy fácil usarlos, sólo debes colocar el recipiente con la comida dentro del microondas, seleccionar el tiempo de calentado y esperar que un sonido te avise que este tiempo pasó, así de sencillo.

Sus tamaños suelen ser estándar, los colores y modelos, varían de una marca a otra y cada vez están dotados con más opciones de calentado. Algunos te permiten seleccionar por ejemplo, una opción para hacer palomitas de maíz, es decir, ya vienen programados con ese tipo de función específica, con un tiempo específico, que te evita usar el microondas de forma poco funcional y desmedida; pero no te preocupes, también tendrás la opción de marcar el tiempo según tu conveniencia, es decir, los segundos o minutos que quieras.

Cuando adquieras tú microondas, te darás cuenta de que era el elemento que hacía falta en tu cocina y no querrás dejar de usarlo.