5 errores a evitar al decorar con un estilo bohemio

Para un ambiente bohemio, apuesta por el color y la acumulación de objetos. El estilo bohemio es sobre todo un estilo cálido y colorido, lleno de vida y fantasía. Originalmente refiriéndose a los viajeros, el estilo bohemio está inspirado en su estilo de vida itinerante donde los objetos de otros lugares y los colores ocupan un lugar destacado.

Si has decidido adoptar el estilo bohemio en casa, debes saber que como en una cabaña, tu interior debe ser acogedor y cálido para convertirse en un lugar donde todos sean bienvenidos y les guste visitarlo. A continuación te mostramos los errores a evitar al momento de hacer una decoración con estilo bohemio.

Error #1: no apostar por el color

La regla número uno a tener en cuenta si quieres adoptar el estilo bohemio en casa es apostar por el color. En efecto, en el estilo bohemio, él y los colores además ocupan un lugar preponderante. Y no cualquiera: para crear un ambiente bohemio en tu hogar, olvídate de los colores demasiado fríos y oscuros.

En cambio, apuesta por colores cálidos y llamativos, como: fresa, frambuesa o rojo cereza, rosa, caramelo, fucsia, azul turquesa, zafiro, manzana, anís o verde limón, sin mencionar el amarillo pollito, mostaza o ranúnculo. En un interior bohemio, todos estos colores se unen y estallan por todas partes, en un festival colorido y vibrante. Y ojo: no hay ninguna regla que se deba cumplir… al contrario, cuanto más uses, mejor.

Sin embargo, para evitar demasiado, debes saber que para decorar un hogar de estilo bohemio, el color se instala principalmente en los textiles. Los cojines, mantas, cortinas y alfombras se adornan luego con tonos coloridos y vivos. Pero las paredes también pueden dejarse seducir por colores llenos de dinamismo. Naranja sanguina, amarillo curry, rojo burdeos: apuesta por tonos un poco menos cálidos para evitar la fractura de retina.

Error #2: no liberarse del estilo de diseño

Si quieres crear un ambiente relajado y bohemio en casa, sobre todo, no clasifiques ni guardes nada (bueno, dentro de lo razonable), y atrévete a mezclar y combinar: coloca en tu sofá una avalancha de cojines de diferentes tamaños, colores y patrones.

Cubre el piso con varias alfombras de diferentes tamaños y estilos: nuevamente, cuanto más desiguales, mejor. Renuncia a la voluntad de querer combinarlo todo, ya que no forma parte en absoluto del estado de ánimo bohemio.

Error #3: olvidar el alma de viajero

El estilo bohemio está inspirado en los viajeros. Además, sin estar obligado a haber viajado por el mundo, el estilo bohemio resalta los objetos tradicionales traídos del extranjero. Mesas talladas, aparador de madera, figuritas talladas en piedra, espejos cincelados, faroles calados…

Todo está hecho de forma artesanal para un verdadero valor agregado en tu decoración que cuenta con conocimientos locales y ancestrales.

Error #4: no dar importancia a los materiales

Los materiales enriquecen el estilo bohemio y tienen, como los colores, una gran importancia en este estilo. Preferiblemente naturales, apuesta especialmente por la lana, el fieltro, el terciopelo o el algodón. No dudes en apostar por el bordado que adorna los textiles y viste elegantemente los manteles, cojines o mantas.

Asimismo, en las paredes se pueden colgar distintos papeles pintados o colgar telas y cortinas para calentar el ambiente.

Error #5: no acumular artículos

Si eres fanático del estilo Zen o si te gusta que todo esté en su lugar en tu hogar, el estilo bohemio no es para ti, porque con él se autoriza la acumulación excesiva.

Además, no dudes en abusar de accesorios como velas, faroles, cuadros, lámparas… que pondrás en estanterías, mesas e incluso en el suelo. Complementado de esta manera, tu interior ganará en alegría y calidez, un factor esencial para un estilo bohemio exitoso.

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

Deje una respuesta

NewHogar.com